Grupo de Estudios Bíblicos Ministrando Liberación y Guerra Espiritual
Undecimahora.org Ministerio de Evangelismo
SOY CABEZA PERO SUJETO Y EN OBEDIENCIA (Testimonio)
Notas - Estudio Nº 60

SOY CABEZA PERO SUJETO Y EN OBEDIENCIA (Testimonio)

SOY CABEZA PERO SUJETO Y EN OBEDIENCIA (Testimonio)

Más que ser evangelista, profeta o cristiano e hijo de Dios, la base primordial de seguir a Jesús es ser un peón, o una galdrufa (da vueltas). Antes cuando era joven me vestía yo, me peinaba yo, me lavaba yo e iba a dónde quería, ahora estando sujeto y esclavo en Cristo, es otro quien me lava, me peina, me viste y me lleva a lugares que yo no deseo ir, por eso este ministerio y oficio de ser evangelista muy pocos lo entienden, lo conocen y lo consideran.

Jesucristo me hace estar y me lleva ante Reyes, Presidentes, y Gobernantes, ahí uno es cabeza. Cuando la voluntad de Dios y a ÉL bien le parece, me hace estar con leprosos, enfermos y toda clase de personas, tanto del mundo espiritual como natural, para administrar, enseñar y avivar el fuego del Espíritu Santo. Tanto soy cabeza en un lugar alto de prestigio, como también soy cabeza para saber estar en medio de aquellos que aun están en los entrantes.

Dejarse llevar por Jesucristo es algo maravilloso y desconcertante, aquí no hay reglas, no hay programas, ni itinerarios, hoy Jesús mi Padre Celestial, quiere que me haga a ellos en el nivel de fe que están, pero sin ser de ellos, mostrándoles mansedumbre, generosidad y amabilidad (de entrada), por eso he tenido muchos problemas con todos aquellos que dicen que son de Dios, cristianos y cuestionan mi proceder y obrar en Cristo.

Hoy estoy en mi casa sentado, he cenado y aquí escribiendo, ayer estuve en la cárcel y en el hospital visitando a desahuciados, mañana no sé dónde Dios me llevará y me pondrá. Así está escrito: para todo estoy preparado, para tener abundancia como para tener escasez. Este ministerio es muy profundo y está muy ligado a su divina persona, por eso mis acciones despistan bastante y no me extraña, por lo cual siempre cuando he pedido que oren por nosotros, yo solo les pido una cosa, que Dios me dé fuerza y valentía para llevar su mensaje con todo honor y obediencia.

Esto es lo mismo que ser un bombero y que estoy de servicio las 24 horas, o un médico de urgencias que está de 0 a 24 horas en servicio permanente y cuando suena la alarma, me levanto y voy al lugar del incidente, y no sé lo que me va a deparar, por ello cuando Dios me envía no sé ni a dónde voy, ni lo que me voy a encontrar. Así es mi vida y así nuestro Señor Jesús me preparó y me enseñó este oficio, sólo pedir a Dios que nos dé valentía y esfuerzo para hacer su voluntad. Este es mi propósito, es mi meta y es mi vida en Cristo Jesús.

Así que, aunque a veces parezca un pájaro enjaulado en medio de la selva, soy más libre que las nubes. Y para mí esto es maravilloso, y como Jesucristo es el director de la orquesta y yo como pajarillo, cantaré al son que ÉL mueva la batuta. Sin más, te digo hasta pronto, y ¡hasta que Dios quiera! Bendiciones.