Grupo de Estudios Bíblicos Ministrando Liberación y Guerra Espiritual
Undecimahora.org Ministerio de Evangelismo
ESTOY ESCUCHANDO RUIDOS EXTRAÑOS EN LA CASA (CARTAS Y CONSEJERÍA)
Notas - Estudio Nº 78

ESTOY ESCUCHANDO RUIDOS EXTRAÑOS EN LA CASA (CARTAS Y CONSEJERÍA)

Estas palabras son parte de una carta que me escribe una hermana en Cristo. Escuchar ruidos en la casa o de noche es muy común, pero no por eso debe ser algo aceptado. Las manifestaciones espirituales de cualquier tipo, siempre que no provienen de Dios, provienen de los demonios: hay que evitarlas y reprenderlas radicalmente.

---
 
Hermana X: ...Soy líder en un ministerio, toda la familia sirviendo al Señor. Actualmente vivimos en la casa que era de mis abuelos, y en muchas oportunidades hasta estoy escuchando ruidos que escuchaba cuando era niña. En casa pasaron muchas cosas que he ido reprendiendo y anulando, mas si hay algo más que deba hacerse, estoy lista para aprender...

---
 
Pastora Giselle: Escuchar Ruidos. Esto es nada más manifestaciones espirituales que se reprenden y se tienen que ir. Puede ser que los espíritus instalados tienen que ver con el pasado o la actualidad, no importa, son espíritus y hay que sacarlos ya.
 
1-- Si no te obedecen es porque saben que tú estás confundida o asustada, o porque hay algo en ti misma que los hace revivir tus temores de niña. Si es algo que está en tu alma, o en tus recuerdos, entonces la solución está en que te hagas auto-liberación de esos demonios que te están persiguiendo y atormentando. Es correcto si lo compartes con tu esposo y oran juntos por esa situación. Él es tu mejor respaldo después de Dios. 
 
2-- Necesitas identificar qué pensamientos o cosas te traen ciertas memorias que los demonios usan para perturbarte. Debes asumir que esas cosas están todas en el pasado y hay que dejarlas allá; esto significa no permitir que personas o situaciones te vengan a la memoria. Cuando recuerdas algo, quitarlo de la mente cuanto antes, no pensar en nada que ya pasó; porque en verdad tú no deseas ni te interesa pensarlo, sino que los demonios se aprovechan de los ambientes y de los objetos para influenciarte.
 
3-- Pecados pasados. No te preocupes de los pecados del pasado, si has sido ya restaurada; sólo cuídate de no volver a caer y cuidado si tu esposo o tus hijos no están deslizando por el mismo camino, las maldiciones cuando las cortas están realmente cortadas, pero si nos descuidamos y damos lugar al diablo, él regresa y vuelve hacer de las suyas.
 
4-- Si tienes rencor, hay que perdonar. Si tienes temor, hay que enfrentarlo y practicar la fe y la valentía en tu corazón hasta vencerlo. 
 
5-- Jamás los demonios, ni los pensamientos, ni tus sentimientos deben ser más fuertes que tú misma. Tú tienes el control y tú tienes autoridad espiritual: en tu casa y en tu vida, tú pones los límites, y tú decretas quien se queda y quien se va, todo en el nombre de Jesús.
 
6-- Por otro lado, quizás hay algo en la propia casa que los atrae y les da derecho de estar en ese lugar (pactos, anatemas, objetos de la persona que vivía antes en la casa). 
 
7-- El Espíritu Santo debe mostrar exactamente de qué se trata esos espíritus. Después que tengas la respuesta entonces verás qué hacer y cómo hacer. Hay que hacer oración para saber de qué se trata, pedir al Espíritu Santo que te muestre por revelaciones en sueños, o por discernimiento de espíritus, de qué se trata. 
 
8-- Nada de nervios ni temores, porque eso es justamente el plan del enemigo.
 
9-- También es muy importante hacer un análisis de todo lo mundano, pagano, profano, anatema que está entrando en tu casa por todas las vías: tus hijos, tu marido, televisión, moda, alimentos, amigos, visitas, vecinos, trabajo, etc. Aun aquellos hermanos que vienen a "colaborar", fíjate bien que tipo de espíritus están metidos en sus vidas y te puede estar contaminando el ambiente. 
 
10-- Quizás tú haces reuniones espirituales en tu casa, o das consejería y ministras a personas con problemas en tu propia casa; esos detalles también debes cuidar. Hay que limpiar el ambiente espiritualmente. Después que se van las personas, o con el grupo de oración, o hacer mucha ADORACIÓN A DIOS antes de retirarse todos, o después que se vayan. La adoración es un arma imprescindible, porque es invocación poderosa de la presencia de Dios: si hay algún espíritu inmundo que haya quedado, se irá muy rápido. 
 
11-- DESPUÉS Y SOLO DESPUÉS que tengas bien claro el asunto de los espíritus que están en tu casa, vas a hacer limpieza de la casa con unción de aceite. Si necesario también se ungen todos los miembros de la familia. Para ungir la casa tienes que hacer guerra espiritual, y tienes que saber contra qué estás orando y qué espíritus debes reprender y echar. Además es necesario tener en claro todo lo que tengas que sacar de tu casa, o quemar a fuego, o cambiar de lugar, o etc. Lo que el Espíritu Santo te guíe.  
 
12-- Para ungir la casa, todos los integrantes del hogar deben saberlo y estar de acuerdo: tú y tu esposo primeramente. Esto para que el resultado sea más rápido y genuino. Si alguno que vive en la familia se opone, entonces hay que hacerlo de todos modos, pero cuando esa persona no esté presente. Si es uno de tus hijos que se opone, obviamente habrá que orar por él o ella, para ministrarle liberación, pero sin uso de la fuerza u obligaciones. La persona debe entender y colaborar, ser advertida de lo que sucede y de qué se trata exactamente el problema, y por qué están haciendo esos rituales espirituales. 
 
13-- Si se hace sin tener claro el asunto, esto es sin la guía específica del Espíritu Santo, te será de poco provecho; tendrás que hacerlo una y otra vez, porque NO sabes qué es lo que realmente estás enfrentando; algunos demonios quizás se irán temporalmente y después volverán, otros simplemente ni se moverán de su lugar. 
 
14-- Hay que mantener la calma ante todas las manifestaciones sobrenaturales y hacer mucha oración primero. Es importante mantener siempre la mente lúcida y el autocontrol, para poder tomar el control de la situación responsablemente. 
 
15-- Invocar la presencia de la Trinidad (Dios Padre, Jesucristo Hijo, y el Espíritu Santo), y de los Ángeles de Luz, que son ángeles que ministran protección y control; y de los Ángeles Guerreros que son ángeles de fuego con armas celestiales para enfrentar los demonios de cualquier nivel y en cualquier cantidad. 
 
16-- La verdad de Dios hace libre de las mentiras de Satanás. Bueno es que todos estén unidos y de acuerdo, ya que todos son cristianos. Y si alguno no ha alcanzado a Cristo aun, es la posible puerta que Satanás está usando para entrar en el hogar y molestar. Todo esto es cuestión de mucha oración y clamor por los integrantes de la familia, para que todos sean salvos y verdaderamente libres en el nombre de Jesús.
 
17-- Las limpiezas espirituales de hogar por lo general se hacen periódicamente, no es cosa de una vez para siempre, porque Satanás siempre está buscando las mínimas brechas para volver a entrar. Hay que estar siempre velando por el hogar y constantemente limpiando, purificando. Tal como cada día tenemos la batalla por nuestra santidad para no caer en pecados y tentación, de la misma manera debemos cuidar el estado espiritual de nuestra familia y de nuestro hogar.