Grupo de Estudios Bíblicos Ministrando Liberación y Guerra Espiritual
Undecimahora.org Ministerio de Evangelismo
PARA QUÉ PREGUNTAS, SI NO HACES LO QUE TE DIGO. (CARTAS Y CONSEJERÍA)
Notas - Estudio Nº 81

PARA QUÉ PREGUNTAS, SI NO HACES LO QUE TE DIGO. (CARTAS Y CONSEJERÍA)

¿PARA QUÉ PREGUNTAS, SI NO HACES LO QUE TE DIGO?
(CARTAS Y CONSEJERÍA) 

San Mateo
7:24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. 
7:25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. 
7:26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; 
7:27 y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina. 
 
San Lucas
6:46 ¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo? 
6:47 Todo aquel que viene a mí, y oye mis palabras y las hace, os indicaré a quién es semejante. 
6:48 Semejante es al hombre que al edificar una casa, cavó y ahondó y puso el fundamento sobre la roca; y cuando vino una inundación, el río dio con ímpetu contra aquella casa, pero no la pudo mover, porque estaba fundada sobre la roca. 
6:49 Mas el que oyó y no hizo, semejante es al hombre que edificó su casa sobre tierra, sin fundamento; contra la cual el río dio con ímpetu, y luego cayó, y fue grande la ruina de aquella casa. 
 
Amén.
 
Ser alguien que tiene que indicar a otros, lo que deben hacer para que las cosas les vaya bien, no es tarea fácil ni agradable; ser consejero o asesor no es el tipo de trabajo que provoque simpatía ni buena popularidad, porque estamos siempre poniendo el dedo en la llaga ajena y en la voluntad ajena; y eso duele y molesta bastante al otro; pero es necesario y es la única manera. 
 
Muchas veces las personas no pueden recibir lo que se les dice, por diversos motivos. Hay motivos serios y bien justificados, pues para eso están pidiendo ayuda, porque la necesitan y quieren ser ayudados. Éstos, a medida que van siendo asistidos y ministrados, atienden el consejo y lo ponen en práctica rápidamente; se esfuerzan en hacerlo bien una y otra vez hasta que los cambios comienzan a suceder, y no se detienen a pesar de las dificultades y pruebas; hacen todo lo que sea necesario para que la victoria resplandezca pronto. Pero otros no obedecen simplemente por rebeldía.
 
Jesús enseña que obedecer sus mandamientos es señal de ser una persona prudente, sensata, correcta, firme, y finalmente bendecida. Por otro lado, los que oyen sus consejos y mandamientos y no lo hacen, caerán fácil y rápidamente.
 
La cuestión de esta nota es: ¿para qué hacen preguntas, si después no hacen lo que se les enseña o recomienda? Porque si hablamos de un problema con un amigo o hermano en la fe, podemos discutir opiniones y tratar razonar cuál sería la mejor salida o respuesta. Pero cuando se consulta con un ministro que está hablando por el Espíritu Santo, revelando una palabra de Dios directamente para esa vida, ¿cómo pueden ponerse a argumentar, y redargüir, y justificarse? Esto no es correcto ante Dios en ninguna manera.
 
Cuando siervos y siervas me escriben cartas haciendo preguntas, yo sinceramente creo que debo atender cada solicitud y responder; porque para eso Dios me ha puesto y para eso Dios me ha llamado. Quisiera hacer énfasis que cuando escribo y respondo cartas, lo que digo no son meras opiniones y sugerencias; todo se hace y se dicta según la guía del Espíritu Santo para cada caso y para cada persona específicamente; este es un detalle que debe ser tomado muy en cuenta. 
 
Porque si alguien pregunta, es para oír una respuesta; y si las personas me hacen preguntas esperando una respuesta de Dios para sus vidas, entonces lo menos que pueden hacer al obtener esa respuesta, es hacer exactamente lo que se les dice; porque no lo digo yo, sino el Espíritu Santo. 
 
Quien hace preguntas debe estar con el oído y el corazón preparado y dispuesto para escuchar lo que tenga que oír; porque si alguien no quiere oír cosa que no le gusta, o si sólo busca que le digan lo que le agrada, entonces no está buscando palabra de Dios, sino palabra de hombres y palabras para justificar el engaño de su corazón.
 
Algunos me hacen preguntas porque desean ayuda y no saben qué hacer exactamente; otros me escriben y hacen preguntas porque les atrae hablar del asunto; otros porque quieren confirmaciones; otros para conocer diversidad de opiniones; otros para disputas y contiendas. Digamos que de todas las cartas que respondo, un 50% hace lo que se les indica, y el otro 50% hace lo que le parece. 
 
¿Tengo yo responsabilidad de que uno actuó bien y el otro sigue actuando mal? De ninguna manera; cada cual es libre para decidir obedecer o ser desobediente. Yo puedo decirte qué hacer, pero eso no te salva ni cambia nada, si tú no obedeces. Tu rebeldía o tu obediencia no es asunto mío; eso es asunto personal tuyo con el Señor. 
 
Las personas siempre son justas y correctas en su propia opinión; recibo cartas de siervos y siervas en pecados de todo nivel que se creen muy santos ante Dios; sus pecados son pasados por alto o aceptados como inofensivos; no hacen nada al respecto porque no les parece que hagan nada malo. A esto se le llama: mente cauterizada. No saben discernir lo bueno de lo malo. No disciernen la presencia del espíritu inmundo. No saben cuando habla el diablo o cuando habla el corazón del hombre, y prácticamente nunca escuchan cuando habla Dios. Sus almas están llenas de engaño y se engañan a sí mismos. Entonces muchas veces hay pecado pero no lo ven como pecado. Se les dice que tienen que arreglar esto y aquello; y simplemente se ofenden porque creen que los estamos acusando humanamente, y no son sensibles a la advertencia y a la corrección del Espíritu Santo.
 
Hacer preguntas a un maestro para después decirle "me parece que lo que usted dice no es así", es algo digno de apagar la computadora e irse a dormir. En el cielo no existe sector de quejas y devoluciones: si haces lo que se te indica, te irá bien; si no lo haces, ya estás avisado del problema.
 
Un pastor me escribe y me hace una consulta sobre 'x' situación de su actividad como ministro. Cuando le envié la respuesta no le gustó lo que le dije. No recibió la exhortación, ni la enseñanza, ni la advertencia en su corazón. ¿Acaso me rechazó a mí? De ninguna manera; rechazó la instrucción del Espíritu Santo para su vida y para esa iglesia. ¿Por qué alguien que es pastor, rechazaría las instrucciones del Espíritu Santo? 
 
El buen discípulo de Jesucristo es alguien dispuesto al aprendizaje, a la disciplina, al perfeccionamiento, a la superación y sobretodo, a la santidad. Si falla cualquiera de estas cualidades en el carácter de un discípulo, éste se mostrará: carnal, materialista, necio, terco, orgulloso, malicioso y rebelde. Estas características negativas del alma harán que con el pasar del tiempo este cristiano se destruya a sí mismo, o que lo destruya el diablo.
 
¿Tiene el diablo culpa en este asunto? Tiene, pero no mucha. Satanás se mueve y destruye hasta dónde le damos oportunidad y territorio, y hasta dónde Dios permite; si Dios permite que Satanás nos zarandee, propósito tiene. Pero si se trata de un cristiano terco y desobediente, la culpa de su ruina la tendrá él mismo, no el diablo.
 

LA MEJOR ACTITUD:
 
- no argumentar ni justificarse, sino atender lo que se le dice.
- si no entiende, preguntar otra vez.
- leer en la Biblia todo lo que se habla al respecto.
- hacer investigación sobre los hechos y las respuestas.
- actuar con cuidado, con prudencia.
- ser diligente, y no negligente.
- hacerse un chequeo espiritual y de alma urgente, para tratar de identificar dónde está el problema, o las brechas que están dando lugar a los demonios.
- proponerse hacer lo necesario para que los cambios aparezcan.
- perseverar, ser esforzado.
- sustituir el miedo por la valentía; la duda por la fe.
- creer a Dios, y no creer a los demonios.
- adoptar disciplinas espirituales que le ayuden a fortalecerse en la fe y en la guerra espiritual.
- asumir que está en una situación espiritual peligrosa o de riesgos; debe tratar de hacer algo al respecto cuanto antes.
- no ser pasivo sino activo; no ser manso con el enemigo sino agresivo.
- no distraerse del enemigo; siempre velando en oración.
- no confiar en las personas fácilmente, cuando se está en plena guerra; desconfiar de todos; buscar confirmación de Dios; hay más espías de parte de Satanás de lo que imaginamos.
- Desconfiar, sospechar: principalmente de los que aparecen sin que nadie los llame, de los que se hacen tan bondadosos y simpáticos, de los que insisten en querer ayudar.
- no esperar que las cosas se pongan peores, para empezar a reaccionar y tratar de resolver el problema.
- no jugar con los demonios; no escatimar ni subestimar el enemigo.
- si hay algo o alguien que es negativo y no lo sabemos, prestar atención a todos estos alertas espirituales que envía el Espíritu Santo, para indicar que no debemos avanzar, que no pasemos por ese camino; por ejemplo: desconfianza, inseguridad, ansiedad, incredulidad, sueños, sudar frío, morder la lengua, náuseas, olvido, indecisión, etc.
- ganar sobre el enemigo en ataques y defensivas.
- no provocar la ira de Dios, sino ponerse de acuerdo con Dios.
- no abusar de la santa y divina paciencia, porque hasta la paciencia de Dios tiene límite.
- Dios tiene muchísima paciencia e infinita misericordia, pero a los hijos tercos y rebeldes los trata con vara. 
- Eres un siervo de Dios, entonces debes obrar e ministrar según el Espíritu Santo, no según los demonios. 
 
 
Iglesia: nadie es tan santo ni tan bueno, que no necesite cada cuanto un poco de ajustes y de la reprensión de Dios, y me incluyo obviamente. Como cristianos debemos estar siempre haciendo un mantenimiento y chequeo de nuestra vida espiritual, moral, doctrinal, etc.  Y cuando aparecen sueños extraños o señales negativas, hay que prestarles atención y actuar con urgencia, siempre.
 
Los frutos espirituales de Dios y del diablo son bien definidos, aunque en muchísimos casos Satanás se disfraza de ángel de luz, o se infiltra en las congregaciones, de tal manera que engaña aun a los escogidos. 
 
De nada sirve ser popular y tener una iglesia llena, si se ministra en apostasía y con el poder de los demonios. Dios no puede ser burlado: ser bueno con los hombres, no significa que somos buenos a los ojos de Dios; recibir aplausos de los hombres, no significa que recibiremos aplausos de Dios.
 
¿ESTAMOS EDIFICANDO SOBRE LA ROCA, O SOBRE LA ARENA?

Prestemos atención especial la ley de Dios, y al consejo del Espíritu Santo, y al asesoramiento de los líderes que nos cuidan y velan por nuestras almas. Hagamos caso de lo bueno y lo recto a los ojos de Dios, y seremos alabados por Dios y por los hombres. Amén.

adrian pulido rivera
GRACIAS A DIOS POR TENER UNA PAGINA WEB COMO ESTA !!! ESTABA BUSCANDO ALGO MAS QUE LECTURA Y CREO QUE ENCONTRÉ LO QUE ANHELABA MI ALMA Y MI CORAZON: ALGO MAS PROFUNDO, MAS REVELADOR DE LOS MISTERIOS DEL DIOS VIVO, DE SU HIJO JESUSCRISTO, DEL ESPIRITU SANTO Y SU SABIDURIA Y CIENCIA INFINITAS, QUE DESDE EL PRINCIPIO TIENE CON ÉL. AMEN


adrian pulido rivera
ME ENCANTARIA CONOCER A LA HERMANA GISELLE...UN ABRAZO EN EL AMOR DE CRISTO JESUS PARA ELLA. ADRIANGELIN


armando perez
HOLA HERMANA Pastora y Maestra Giselle Gonçalves Correa,SALUDO Y LA BENDICION DEL SEÑOR JESUCRISTO ,LA BENDIGA Y LE ALUMBRE Y DE EL DON DE LA VOLUTAD DE SRE UNA CIERVA OBEDIENTE CONFORME A SU VOLUTAD ,LE RECUERDO QOE EL SEÑOR DIOS ADONAY NO COMPARTE SU GLORIA CON NADIE ,DE ALLI MI MEJOR DESEEO QUE UD ,SEA CONCIENTE Y HUMILDE PARA VENCER SU EGO Y AL VIEJO HOMBRE Y ENTREGUE LO MEJOR AL LEON DE JUDA ,EL CUAL ES JUSTO Y FIEL A SU SEGUIDORES ,SOLO TENDGO EUNA OBSERVACION DE SU SUEÑOS Y VISIONES ,LOS·" (LOS ÁNGELES NO TIENEN ALAS ,SOLO LOS QUERUBINES PORQUE AUN EL VERBO DE DIOS JESUS NO LO TIENES PUES ES DIOS ).ESPERO SEGUIR LEYENDO SU EXPERIENCIAS Y SABIDURIA EN EL TEMOR DEL SEÑOR JESUS ,RECUERDE QUE LO QUE SABEMOS NO LO SABEMOS BIEN HASTA QUE EL ESPIRITU LO REVELE DE ACUERDO A LA VOLUNTAD DE "Yahwéh",GRACIAS POR SU ESFUEZO ,AP