Grupo de Estudios Bíblicos Ministrando Liberación y Guerra Espiritual
Undecimahora.org Ministerio de Evangelismo
NECESITO UN MILAGRO, COMETÍ ADULTERIO. (CARTAS & CONSEJERÍA)
Notas - Estudio Nº 88

NECESITO UN MILAGRO, COMETÍ ADULTERIO. (CARTAS & CONSEJERÍA)

CONSULTA:
NECESITO UN MILAGRO. COMETÍ ADULTERIO.
 
Le escribo desde Puerto Rico. Conocí a Dios cuando joven pero desde mis 20 años me aparté del evangelio. Me casé y llevamos un matrimonio más o menos normal, tenemos dos hijos. Hace siete años me involucré con alguien nueve años más joven que yo, tengo 41 años ahora. Esa relación la mantuve por siete años, realmente trataba de alejarme pero no lograba romper con esa atadura. A finales del año pasado ella quedó embarazada y está esperando una niña. Desde el momento en que supe del embarazo, fue como si una venda se hubiera caído de mis ojos y podía ver todo el mal que había hecho, y que realmente siempre he amado a mi esposa. Yo le confesé a mi esposa lo sucedido y le pedí perdón, igualmente reconcilié mi vida con Dios, y llevo 5 meses perseverando. Yo no quiero divorciarme pero ella, como es lo lógico, se quiere divorciar, pues aunque me quiera, dice que no puede aceptar que yo tenga un hijo fuera de nuestro matrimonio. Yo he orado y he leído mucho y creo firmemente en mi corazón, que Dios puede salvar nuestro matrimonio. Sin embargo es bien difícil encontrar gente aun en la misma iglesia, que crean conmigo que Dios lo puede hacer. Sé que es una batalla espiritual, pues mi esposa es inconversa y estoy dispuesto a darle hasta el final. Sólo quiero saber cómo motivar a otros a creer para que oren conmigo. Yo hablé con la otra persona, y le dije que iba a cumplir con todo los compromisos, pero que al reconciliar mi vida con Dios, lo correcto era cumplir con el pacto que yo hice ante él con mi esposa. Es difícil para ella aceptarlo, pero realmente yo estoy dispuesto a todo, con tal de hacer lo correcto ante mi Dios y salvar mi matrimonio. Realmente lo que busco es gente que se pongan en acuerdo conmigo, para orar por un milagro en mi matrimonio. Gracias.
 

RESPUESTA:
 
Hola hermano X, soy la pastora Giselle, he leído varias veces y atentamente tu carta y tus razones. En Undecimahora tenemos experiencia en matrimonios rotos, adulterio y restauración en varios niveles de gravedad. Lo que tú pides es más que un milagro, es ponerse en contra de lo que Dios aprueba y establece; entonces no podemos apoyarte en las oraciones que tú pides, en un error de tal tamaño. Somos ministros de reconciliación y restauración, pero lo que has hecho no se trata de una resbalada, de algo casual ni aislado: lo que has hecho es un caso de adulterio explícito. Dios no aprueba el adulterio. La Biblia no aprueba el adulterio. De la manera como lo haces, no estás buscando una solución, sino que continúas escapando a tu realidad y a tu responsabilidad, tratando que las cosas sean más fáciles para ti. Confesar que te portaste mal, y luego esconderte en la iglesia, y refugiarte en un grupo de personas que oran, no es suficiente delante de Dios para ordenar nada; tendrás que ir mucho más allá de eso si quieres realmente que ocurra una restauración.
 

EXAMINEMOS TU ESPOSA Y TU MATRIMONIO.
 
_Para obtener la reconciliación:
La única persona que puede ante Dios y ante los hombres, salvar este caso, es tu esposa legítima. Si ella te perdona y desea quedarse contigo; y ella acepta tus hijos bastardos y la presencia de otra mujer en sus vidas; y si ella acepta que tendrás doble familia, porque tendrás que trabajar para todos, y visitar, y hacer cumplidos con la otra familia; y muy posiblemente llegues a tener más hijos bastardos; si tu esposa legítima  te perdona de todo corazón y acepta todo eso en sus vidas, entonces puede haber algo que se pueda llamar reconciliación, pero no restauración; porque la vida de ustedes como matrimonio ya no será correcta, ni será nunca la misma.
 
_Sin perdón no hay reconciliación ni restauración:
Cualquier detalle relacionado a este tema, a tu otra mujer y a tus otros hijos, que tu esposa legítima no acepte, entonces no hay lugar para la reconciliación. El perdón es un don de Dios, y si tu esposa no es cristiana, no hay mucha posibilidad de que ella te perdone ahora; porque si lo hace presionada por otros motivos, que no sea el amor y la voluntad sincera de perdonarte, y perdonar la otra mujer, entonces muy poco tiempo te durará esa reconciliación. Ella está muy lastimada en su alma, ella quiere el divorcio. Debes dárselo y dejar que se vaya. Si crees que Dios puede sanar su corazón, no la presiones, no la retengas; déjala libre y que tenga su tiempo con Dios. Ella puede regresar si Dios la trae, pero debes poner en práctica tu FE; porque si dudas, no recibirás nada de Dios.
 
_Para obtener la Restauración: 
La otra forma de salvar este asunto, es que además de que tu esposa te perdone y te acepte todo lo que pueda suceder de ahora en adelante, es que ustedes se vayan muy lejos de ese lugar y de esas personas, de tal manera que puedan comenzar una vida nueva, tener una nueva oportunidad. Es importante que ustedes tengan su espacio y su tiempo para reencontrar el amor y la amistad, sin tener que estar mirando hacia atrás, y sin tener que estar encontrándose con el pasado en cada esquina. Buscar un renuevo total, vida nueva, ciudad nueva, casa nueva, trabajo nuevo, escuela nueva. Entonces podrá haber además de la reconciliación, una restauración maravillosa en toda la familia, completa y verdadera. 
 
Asimismo tendrás la responsabilidad de sostener económicamente tu hijo bastardo hasta que La Ley decida, pero evitando 100% toda relación y contacto. De esa manera podrás tener tu libertad con tu esposa, y tu otra mujer también se sentirá libre, y tendrá la posibilidad de hacer vida nueva sin sentirse presionada ni vigilada. Sean libres, libérense unos a otros, y rompan todas las cadenas. No permitan ataduras ni maldiciones. Corten todo yugo. Vivan y sean felices.
 
Entretanto que esas cosas no suceden, debes acceder al deseo de tu esposa y dejarla libre. Y alejarte de tu otra mujer completamente; todos los asuntos deben ser resueltos por intermedio de terceros y según La Ley decida que debe hacerse. Y tú debes concentrarte en arreglar tu situación personal. Es importante que te restaures como hombre, con conceptos claros y correctos, para que puedas hacerte cargo de tu familia, para que puedas respaldarlos y apoyarlos siempre que te necesiten, para que puedas hacerlos felices, para que tengas tu familia en amor y armonía. 
 
 
EXAMINEMOS TU SITUACIÓN, TU POSICIÓN Y TUS PALABRAS.
 
Ahora ya no te hablaré palabras suaves o fáciles; viene la palabra dura y difícil de aceptar. Cuando estamos enfermos siempre algo duele; si tocamos la herida siempre lastima más; y cuando nos imponen un medicamento aunque se sabe que es para sanidad, nunca es agradable. Si no hablo verdad, seré una hipócrita y tú no podrás recibir la corrección o la exhortación que necesitas. Si te hablo podrás enojarte conmigo o sentirte muy lastimado, pero después te será para beneficio: para meditación, reflexión, y corrección de muchas cosas importantes en tu vida.
 
El primer punto es evaluar tu situación actual y examinar en detalles lo que tú defines como: 'reconcilié mi vida con Dios, y llevo 5 meses perseverando'. Dices que reconciliaste tu vida con Dios hace cinco meses, pero no hablas nada de haberte reconciliado con tu esposa, que es lo único que interesa. ¿En qué perseveras? Necesitamos más datos para poder certificar este punto.
 
No has actuado jamás según los mandamientos de Dios, entonces ¿por qué lo harías ahora? No estás buscando soluciones de Dios, sino las tuyas, las que a ti te convienen. Lo que tú quieres hacer no es aprobado según la Biblia; no es aprobado en tu propia iglesia; tu esposa que es inconversa no te aprueba; ni siquiera tu amante aprueba tus palabras de reconciliación y cumplimiento de pactos; simplemente porque nunca fuiste un hombre que cumpliera pactos ni nada, y esto que haces ahora es otra gran mentira de tu corazón, son vanos palabreríos. ¿Por qué habría de aprobarte Dios?
 
Por lo que he entendido de tu carta, ahora que tu otra mujer te da un hijo, no puedes más esconder ni disimular toda esta inmundicia, y los desechas. Esto que haces es peor que lo primero. Usaste esta joven mujer durante los más hermosos años de su juventud; y ahora que es una mujer adulta, cansada, sufrida, mal amada y con un hijo bastardo, quieres abandonarla o hacerla pasar por mayor vergüenza. Tus decisiones van de mal a peor. Sinceramente no se ve nada bueno ni de amor en tu corazón, actúas como un cobarde, como un hipócrita; estás en muy malos paños. ¿En qué parte entra la reconciliación con Dios? Dios no se complace en la maldad, ni es cómplice de quienes quieren vivir de las apariencias. 
 
Tú dices: 'quiero saber cómo motivar a otros a creer para que oren conmigo, lo que busco es gente que se pongan en acuerdo conmigo'. ¿No será que está invertida esta petición? Deberías decir: quiero que otros intercedan por mí, para que yo sepa lo que tengo que hacer, según la voluntad de Dios.
 
No actúas como un cristiano verdadero, apenas crees en Dios pero no le sigues ni le obedeces; entonces no se puede decir que eres un cristiano, sino un creyente. Y ser creyente es lo mismo que nada; no te sirve de nada creer y no ser obediente. Puedes creer en lo quieras y vivir como a ti te parezca; pero si crees en Dios y quieres poder llamarte cristiano, debes hacer lo que él te dice siempre, te guste o no, lo entiendas o no. Dios nada más te pide que seas obediente.
 
La rebeldía y el pecado son de Satanás, a él has seguido y a él le has sido fiel. Y eso tus mujeres lo saben muy bien; ¿cómo les dices que eres cristiano y que vas a cumplir tus pactos con Dios? ¿Ahora que heriste a todos, y metiste el pie hondo en el error, te haces el bueno? Es inaceptable. Lo correcto es que te humilles, y soportes la reprensión y la pérdida.
 
Satanás y Dios saben muy bien cuál es tu condición espiritual. ¿A quién pretendes persuadir diciéndote cristiano, y que NO sabías que estabas cometiendo adulterio durante siete años? ¿Y si lo sabías, por qué no te detuviste ante la primera tentación, o al menos después de la primera tentación? ¿Qué tipo de cristiano esperas que te ayude a orar en lo que pides y en lo que quieres? Medita bastante en esta carta y en estas cosas que te escribo. Lee estos dos ejemplos, con sus capítulos completos, EN LA BIBLIA:
 
1 - El Rey Saúl fue desechado por Dios cuando él cometió grande rebeldía contra Dios, delante de todo el pueblo; Dios lo reprendió por medio del sacerdote; y Saúl envés de hacer lo que el sacerdote le indicó para salvación y restauración, se obstinó en su orgullo y en sus conveniencias, y siguió haciendo las cosas a su manera, lejos de la verdadera corrección y lejos de la voluntad de Dios; porque no le gustó lo que el sacerdote le había dicho y profetizado. Esto significó la condenación del Rey Saúl, de su reino y de toda su familia. (1º Samuel 15).
 
2 - El Rey David tuvo un hijo bastardo, fruto de adulterio y aunque siendo rey y humillándose ante Dios con todo verdadero arrepentimiento, Dios le mató el hijo; no le dejó quedarse con el fruto de su maldad. Pero el Rey David tuvo una actitud muy diferente a la del Rey Saúl. Se arrepintió con toda su alma, con mucho sufrimiento, se humilló delante de Dios y delante del pueblo; e hizo todo como Dios le dijo. Entonces Dios le dejó al final quedarse con la mujer de su deseo, y le dio otro hijo. Parece que todo terminó bien pero no fue así: la esposa anterior de Rey David (la que él amaba), desapareció de escena desde este capítulo en La Biblia, y entre los hijos de Rey David hubo celos y discordias para siempre. (2º Samuel capítulos 11 y 12).
 
Hermano X, si buscas restauración, podemos ayudarte o apoyarte; pero se harán las cosas de la manera correcta, no como a ti te conviene o te parece. Somos un ministerio de guerra y estamos aquí para enseñarte a que seas un cristiano verdadero, un Guerrero de Jesucristo, un hombre de verdad. En Undecimahora amamos el pecador, pero aborrecemos el pecado. No perdemos tiempo en consentir las inmundicias de satanás en la vida de cristianos, que no saben ponerlo al diablo en su debido lugar. Somos enemigos del mundo, enemigos de los deseos de la carne, enemigos del pecado, enemigos de satanás; al diablo le hacemos guerra, no lo consentimos.
 
Te has hecho usuario en Undecimahora, que es un ministerio de adiestramiento para Guerreros de La Luz y de La Verdad, para cristianos verdaderos que desean fortalecer sus conocimientos y armas espirituales para vencer a satanás y todo lo que sea anticristo. Bien harás en leer seriamente los estudios desde el número uno, y ponerlos en práctica, para que puedas ordenar tus pasos como hombre y como cristiano. Espero realmente que lo hagas, por ti mismo.
 

EXAMINEMOS ESTOS PUNTOS.
 
- tu esposa no es cristiana.
- ciertamente tu amante también no lo es.
- tú también no eres ni fuiste jamás un hombre de Dios, sino una vergüenza para la iglesia, para el evangelio, y para Dios mismo; haciéndote pasar por manso y bueno, y engañando a tu mujer de la peor manera, con el peor pecado que se pueda cometer contra la naturaleza del hombre.
 
- Dios aborrece el adulterio. 
- Dios condena los adúlteros.
- si anhelas el perdón de Dios: arrepiéntete y no peques más.
 
Si quieres darte una nueva oportunidad y para tu familia:
- deja libre tu esposa y tus hijos, que cada uno pueda arreglar su corazón.
- si tu mujer no te perdona, vete con tu otra mujer y aléjate lo más posible hasta que se calmen los ánimos.
- si tu mujer te perdona, toma tu mujer y tus hijos, y vete lejos.
 
- nunca hubo Dios en este asunto, entonces no le pidas ayuda ahora a él.
- esto se arregla ante los tribunales, la policía y los inspectores sociales.
- tu esposa tiene todo derecho de pedirte divorcio; no se lo niegues.
- tu amante te dio un hijo, ahora debes asumirlo y cuidarlo.
- además debes asumir la responsabilidad económica de tus hijos legítimos, legalmente, y cumplir con todo lo que La Ley decida que debes hacer.
 
- si ni una mujer ni la otra te aceptan, pues quédate solo; 
- Dios decide lo que hará contigo, no tú. 
- ai de ti, si decides abandonar tus mujeres y tus hijos de tu propia voluntad. 
- debes apoyarlas en sus decisiones y necesidades; y aceptar lo que Dios decida para tu destino. 
- aquí el único equivocado eres tú, no ellas. Ni siquiera tu amante tiene culpa, porque ella fue una joven manipulada y seducida, atrapada en su ignorancia y en su carnalidad; y tú un irresponsable y sinvergüenza que ha dado lugar a satanás y a todo esto.
 
- después que pasen los dolores y los años, si tu primera esposa queda sola, y tú también, y ella desea volver contigo, sólo Dios lo sabe y sólo Dios puede hacerlo, si él quiere, no tú. 
- pero ahora reconoce tu maldad y trata de ordenar tu vida personal.
 
- la restauración de Dios es posible para tu alma, pero no la restauración de la familia en estas condiciones abominables; 
- hay que darle tiempo a las personas y a la situación para que se ordenen muchas cosas. 
- no es el mejor momento para que te hagas el defensor de los valores morales, y trates de salvar la familia, que tú mismo destruiste a consciencia, durante años. 
- ahora es momento de salvarte a ti mismo.
- paga tus pecados en justicia, con toda humildad y humillación delante de Dios.
- después de un tiempo, si das buenos frutos, quizás Dios permita que hagas algo por tu familia.
 
- pide perdón a Dios, si es que realmente tienes temor de Dios; pide misericordia para tu alma. 
- acércate a Dios humillado y Dios te oirá, y te dará la restauración. 
- las cosas sucederán de la manera que Dios las tiene planificadas, no tú.
- Sujétate a la voluntad de Dios y todo saldrá bien.
 

TE APOYAMOS EN ORACIÓN:
 
- oraremos por estas mujeres y niños, para que Dios les guarde de mayores dolores, angustias y problemas; para que sepan sobrellevar la situación; y para que tengan fuerzas y ánimos en su espíritu, para sobreponerse y salir adelante en victoria. 
- oraremos para que todos alcancen la salvación en Dios y sigan los mandamientos de Dios; 
- oraremos para que no queden ataduras ni maldiciones pendientes; que todos sean verdaderamente libres y sanados en el Nombre Todopoderoso de Jesús.
- oraremos para que Dios te conceda verdadera CONVICCIÓN DE PECADO Y ARREPENTIMIENTO; para salvación y restauración de tu alma y de tu vida. 
- oraremos para que tu corazón sea colmado de la presencia de Dios, para que abunde Su Amor en tu alma y en tus sentimientos; para que tengas buen sentir con todas las personas que te rodean en este momento, y principalmente con tus mujeres y tus hijos; que puedas darles amor y palabras de esperanza y de consuelo en el Espíritu Santo, a pesar de toda esta maldad que están sufriendo.
- oraremos para que no vivas más en engaños e hipocresías; y para que alcances la verdadera felicidad y vida abundante que Jesucristo ofrece a los que le siguen y le obedecen.
- oraremos a Dios para que tu mente sea libre de toda mentira, de temor y engaños; y que seas restaurado en tu entendimiento; para que cuando leas y escuches Palabra de Dios, seas quebrantado y redargüido por La Verdad y por La Justicia.
- oraremos para que todo este asunto termine lo mejor posible; que cada persona involucrada en esta historia pueda dar testimonio de cómo Dios le ayudó y le levantó en los momentos más solitarios, dolorosos y difíciles. 
- cuando te quebrantes de verdad, Dios cambiará también tu parecer y tu forma de pensar; y ya no estarás tan preocupado en hacer las cosas a tu manera, sino que harás todo lo que Dios te diga por su Espíritu Santo; y te irá bien en todo, y a tu familia también.
 
A Dios sea la Gloria, la Alabanza y la Honra, por todos los siglos. Amén.
 

ESTUDIOS RELACIONADOS CON PECADO SEXUAL: