Profecías y Profetas - ver lista de estudios
Grupo de Estudios Bíblicos Ministrando Liberación y Guerra Espiritual
Undecimahora.org Ministerio de Evangelismo
LOS CUATRO NIVELES DE PROFECÍA (ESTUDIO)
Profecías y Profetas - Estudio Nº 01

LOS CUATRO NIVELES DE PROFECÍA (ESTUDIO)

Escrito por: fernando calafat

LOS CUATRO NIVELES DE PROFECÍA (ESTUDIO)
(Fuente: Apóstoles y Profetas de Jesucristo - http://www.facebook.com/group.php?gid=292745308572#!/topic.php?uid=292745308572&topic=14445)

 

En estos días Dios está restaurando el ministerio profético a la iglesia.
 
Hay un nuevo interés por el ministerio profético, y Dios se está moviendo en los corazones de su pueblo acerca de este don, y ministerio. Se escucha hablar de ministerios proféticos, alabanza profética y congresos proféticos. Hay docenas de libros sobre el tema.
 
La iglesia de Cristo necesita ser enseñada sobre el tema de profecía. Mientras unos han entrado al nuevo fluir profético, que Dios está derramando, otros no. La profecía es algo que debe estar operando regularmente en nuestras congregaciones. Sin embargo, si no tenemos el conocimiento bíblico sobre el tema, difícilmente podremos utilizar los dones proféticos, con balance para la edificación del Cuerpo de Cristo.
 
______________________________________________
primera parte: DEFINICIÓN DE PROFECÍA.
     
1. Hebreo:
      
a. Profeta: NABIY (5030), un profeta, hombre inspirado. Uno que habla por otro. Un mensajero del Señor.
b. Vidente: CHOZEH (2372), un vidente, uno que recibe un mensaje en una visión. ROEH (7203), un profeta que recibe su mensaje por visiones.
c. Profetizar: NABA (5012), profetizar, hablar o cantar por inspiración en predicción o en un discurso.
d. Profecía: NBUW'AH (5016), una predicción, hablada o escrita.
     
2. Griego:
 
a. Profeta: PROPHETES (4396), uno que predice, un orador inspirado, poeta.
b. Profetizar: PROPHETEUO (4395), predecir eventos, hablar bajo inspiración, ejercer el ministerio del profeta. Hablar el consejo divino.
c. Profecía: PROPHETEIA (4394), una predicción, de la escritura u otra, hablar la mente y consejo de Dios.
 
"Aunque mucho de la profecía del antiguo testamento involucraba la predicción, profecía no es meramente predicción. Es la declaración de aquello que no puede ser conocido por medios naturales, una declaración de la voluntad de Dios, sea con referencia al pasado, el presente o el futuro." –Diccionario del Nuevo Testamento de Vine.
 
 
==== ¿ES LA PROFECÍA PARA LA IGLESIA DEL DÍA DE HOY? ====
 
Durante la historia de la Iglesia, muchas veces se ha preguntado si la profecía es algo válido para la Iglesia del día de hoy. En los siglos pasados, los teólogos intentaron a explicar la ausencia de la profecía en la iglesia de su día, a través de una serie de argumentos. Sin embargo, con la reaparición de los dones del Espíritu Santo, en el siglo pasado, también se presenció la reaparición de los dones proféticos. ¿Se puede explicar la presencia de lo que llamamos "profecía" de la Biblia?
     
1. Enfoque de la cesación.
 
Algunos han intentado a comprobar que los dones proféticos que vemos en el nuevo testamento, no son para la iglesia de hoy, sino que fueron específicamente para aquel tiempo, en el cual vivían los apóstoles, y mientras terminaban de escribir las Sagradas Escrituras. Una vez que terminaron de escribir, y canonizar la Escritura, y una vez que la Iglesia del libro de los Hechos fue establecida, ya no había necesidad de los dones proféticos.
      
Muchos basan este punto de vista en 1º Corintios 12:8 al 10 y 12:12. El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará. Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará. Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido. amén.
      
Esta teoría sugiere que la profecía, como las lenguas, se acabaron cuando llegó "lo perfecto", que algunos dicen que fue la terminación de la Escritura. Ya no habría necesidad de profecía, ya que todo lo que Dios quiere revelarnos está escrito en la Biblia.
 
Uno que apoya esta posición es W. E. Vine. estas son sus declaraciones: Con la terminación del canon de la Escritura, la profecía aparentemente pasó; 1º Corintios 13:8 y 9. En esta medida el maestro ha tomado el lugar del profeta, por lo tanto el cambio significativo de 2º Pedro 2:1. Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. amén.
 
La diferencia es que, mientras el mensaje del profeta fue una revelación directa, de la mente de Dios para la ocasión, el mensaje del maestro, se reúne de la revelación completa contenida en las Escrituras." (de Notes on Thessalonians by Hogg and Vine)
 
El problema con esta interpretación del pasaje de Corintios es que el CONTEXTO nos hace ver que "lo perfecto", no significa "la perfecta revelación de la Escritura"; sino "la segunda venida de Cristo". El versículo 12 habla de vernos "cara a cara"; hablando de conocer a Cristo plenamente cuando Él viene.
 
2. Enfoque de la continuidad histórica.
 
Hay una continuidad entre los profetas del antiguo testamento, el nuevo testamento, la primera iglesia y la iglesia de hoy. El nuevo testamento indica que las personas proféticas del nuevo testamento, estuvieron en unidad con los profetas antiguos, y que este fluir profético iba a continuar a través de la historia de la Iglesia. Hay dos niveles de profecía, ambos inspirados por el Espíritu Santo.
 
a. La profecía de la Escritura.
 
Dios habló a través de los hombres santos, del antiguo y nuevo testamentos su palabra infalible. Esta profecía es sin error en su original, puesto que Dios la habló a través de hombres los cuales, no tuvieron que utilizar sus facultades para escribirla. Este tipo de profecía ya no existe hoy, porque el canon de las Escrituras está completo.
 
b. Los dones proféticos de la Iglesia.
 
Estas palabras pueden ser cien por ciento precisas, pero no tienen la misma validez que las Escrituras, ni se pueden poner en ese nivel. Son palabras proféticas que Dios inspira para dado momento y lugar, para la edificación, exhortación y consolación de los que escuchan. Esta profecía es reconocida como válida y de Dios, tanto en el libro de los Hechos 21:4, como en el libro 1º Corintios 14. Sin embargo, hay que juzgar estas palabras por su precisión y para verificar que en verdad vienen de parte de Dios. 1º Tesalonisenses 5: 20 y 21.
 
______________________________________________
segunda parte: LOS CUATRO NIVELES DE PROFECÍA.
      
A través de la Palabra, podemos darnos cuenta de que existen cuatro niveles distintos de revelación profética, cada uno con su respectiva autoridad profética. Estos cuatro son: La profecía de las Escrituras, el espíritu de profecía, el don de profecía y el ministerio del profeta.
 

PRIMER NIVEL: La profecía de las Escrituras.
 
1. Las Escrituras fueron escritas por la revelación profética de este nivel.

2º Pedro 1:20 y 21. Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo. amén.
 
2. Este nivel de profecía no contiene errores.

2º Timoteo 3:16. Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia. amén.
 
3. Cuando el canon de las escrituras fue completo, se terminó la revelación profética de las escrituras.

Apocalipsis 22:18 y 19. Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libre de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro. amén.
 
4. Este es el nivel más alto de revelación profética.
 
- Todos los otros niveles de profecía deben ser juzgados por las Escrituras. 1º Tesalonisenses 5:19 y 20. No apaguéis al Espíritu. No menospreciéis las profecías. Examinadlo todo; retened lo bueno. amén.
- Toda profecía debe ser examinada. Cualquier nivel de profecía debe estar de acuerdo con la Escritura. Nunca debe contradecir lo que está en la Palabra escrita. La profecía siempre debe complementar la Palabra escrita y levantar a Jesús. Si esto no ocurre, podemos estar bastante seguros que esa palabra no es de Dios. 1º Corintios 14:29. Asimismo, los profetas hablen dos o tres, y los demás juzguen. amén.
 
 
SEGUNDO NIVEL: El espíritu de profecía.
 
1. El espíritu de profecía es la esencia del testimonio de Jesús.

Apocalipsis 19:10. Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía. amén. Podríamos definir el espíritu de profecía como un ambiente espiritual, normalmente durante un tiempo de adoración, en el cual el Espíritu Santo trae una unción especial para profetizar. Esto ocurre con frecuencia en las congregaciones que adoran con fervor y pasión. Cuando el pueblo adora a Dios el Señor también desea responder al clamor de su pueblo. Dios muchas veces responde a través del espíritu de profecía.
 
2. Cuando está presente el espíritu de profecía, cualquier persona que ejerce una medida de fe, puede profetizar.

Mientras el don de profecía y el ministerio del profeta, funcionan a través de personas específicas, que operan en los dones espirituales de revelación, el espíritu de profecía opera a través de personas, que no necesariamente tienen el don de profecía. Esto sucede porque el manto profético del Espíritu Santo está presente, y cualquiera que entra bajo ese manto, puede recibir la unción profética en ese momento, y hablar una palabra profética. 1º Corintios 14:31. Porque podéis profetizar todos uno por uno, para que todos aprendan, y todos sean exhortados. amén.
 
La mayoría de los mensajes proféticos, dados a través del espíritu de profecía por personas que no tienen dones proféticos, serán menos profundos que las palabras habladas por profetas, o personas que tienen el don de profecía. Por ejemplo, pueden ser palabras como: "El Señor me hace sentir que Él está derramando de su amor sobre cada corazón, sanando las heridas." Estas palabras son para edificar, animar y exhortar a la congregación. No es una revelación de eventos futuros, ni da dirección a la congregación; sino es una explicación profética de lo que Dios está haciendo, en el Espíritu ahora.
      
Sin embargo, la presencia del espíritu de profecía, también facilita el trabajo de profetizar para los que tienen el don de profecía, y para los profetas. Un ambiente espiritual que está cargado de la presencia de Dios, siempre ayudará a que escuchemos más claramente del Señor.
 
3. Ejemplos bíblicos.
 
Es interesante notar que en cada una de las siguientes, ocasiones vemos a personas comunes sin dones proféticos, entrar en el fluir profético de Dios, a través del espíritu de profecía.
 
a- Cuando Dios puso el espíritu que estaba en Moisés sobre los 70 ancianos. Números 11:24 y 25. Y salió Moisés y dijo al pueblo las palabras de Jehová; y reunió a los setenta varones de los ancianos del pueblo, y los hizo estar alrededor del tabernáculo. Entonces Jehová descendió en la nube, y le habló; y tomó del espíritu que estaba en él, y lo puso en los setenta varones ancianos; y cuando posó sobre ellos el espíritu, profetizaron, y no cesaron. amén.
 
b- Después de que Saúl fue ungido rey. 1º Samuel 10:5 y 6. Después de esto llegarán al collado de Dios donde está la guarnición de los filisteos; y cuando entres allá en la ciudad encontrarás una compañía de profetas que descienden del lugar alto, y delante de ellos salterio, pandero, flauta y arpa, y ellos profetizando. Entonces el Espíritu de Jehová vendrá sobre ti con poder, y profetizarás con ellos, y serás mudado en otro hombre.
 
c- Saúl y sus mensajeros, cuando Saúl procuraba matar a David. 1º Samuel 19:20 y 23. Entonces Saúl envió mensajeros para que trajeran a David, los cuales vieron una compañía de profetas que profetizaban, y a Samuel que estaba allí y los presidía. Y vino el Espíritu de Dios sobre los mensajeros de Saúl, y ellos también profetizaron, y fue a Naiot en Ramá; y también vino el Espíritu de Dios, y siguió andando y profetizando hasta que llegó a Naiot en Ramá. amén.
 
d- Los nuevos creyentes en Efeso. Hechos 19:5 y 6. Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas y profetizaban. amén.
 

TERCER NIVEL: El don de profecía. 
 
Hay ciertas personas, en las cuales Dios ha depositado el don de profecía. Estas personas profetizan regularmente, y con bastante precisión en la congregación. Con distinción al espíritu de profecía, la personas que tienen el don de profecía, pueden profetizar en cualquier momento. Podríamos decir que el espíritu de profecía mora en ellos.
 
1. No todas las personas tienen este don.

El Espíritu Santo es quien reparte los dones espirituales como El quiere. 1º Corintios 12: 10 y 11. a otro profecía, Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno como él quiere. amén.
 
El don de profecía no es para todos. Sí, todos pueden profetizar (1º Corintios 14:31.), pero no todos tienen el don de profecía. El don de profecía es un regalo de gracia. Dios lo da a quien le place dárselo.
 
2. Las palabras que se dan son para edificación.

1º Corintios 14:3. Pero el que profetiza habla a los hombre para edificación, exhortación y consolación. amén. 
 
El propósito de las palabras proféticas que da una persona con el don de profecía, es de edificar al cuerpo de Cristo. La profecía no debe traer condenación, predicción, corrección, dirección ni ser de juicio. Debe ser una palabra que edifica, anima, exhorta y trae consuelo.
 
3. No es igual a una predicación.

Algunas iglesias han querido reclamar la autoridad de un profeta para sus predicadores. Algunos han sugerido que el don de profecía es simplemente igual a la habilidad de predicar. Sin embargo, las definiciones griegas difieren con esta idea.
      
a. Profecía: PROPHETEUO. (4395), predecir eventos, hablar bajo inspiración, ejercer el ministerio del profeta. Hablar el consejo divino.
 
b. Predicar: EUAGGELIZO. (2097), anunciar, declarar buenas nuevas.
 
 

CUARTO NIVEL: El ministerio del profeta.
 
1. Es uno de los cinco ministerios de la ascensión.

Efesios 4:11 y 12. Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo. amén.
 
El ministerio del profeta es uno de los cinco, que Dios ha definido para establecer, alimentar y gobernar la iglesia. Al igual que el apóstol, evangelista, pastor y maestro, esta persona tiene el llamado de Dios sobre su vida, para ser un profeta en el cuerpo de Cristo.
 
2. El profeta trabaja juntamente con el apóstol para establecer y edificar la iglesia.

Efesios 2:20 y 22. edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu. 
 
Efesios 3:5. misterio que en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu. 
 
1º Corintios 12:28. Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros. amén.
 
Dios usa a los apóstoles y profetas como piedras de cimiento para la iglesia. Podríamos comparar el apóstol al arquitecto, que se preocupa por como está siendo edificado el edificio. Por el otro lado, el profeta es como un inspector, que ve más allá de la situación presente, hacia el futuro. Cada uno tiene una función necesaria. El profeta puede traer palabras de dirección, corrección, y revelación.
 
3. Recibe y habla revelación de Dios para la iglesia.

El profeta es una vasija que Dios escoge para funcionar continuamente, y con precisión en palabra de conocimiento, palabra de sabiduría, discernimiento de espíritus, visiones, revelaciones, declaraciones proféticas, corrección, y confirmación de ministerios. Es una persona que ha sido llamado por Dios al ministerio del profeta, y ha cultivado sus dones de revelación.
 
4. Ejemplos de profetas del nuevo testamento.
 
a - El profeta Agabo profetizó una gran hambre en la tierra y así ayudó a la iglesia a prepararse. Hechos 11:27 y 28. En aquellos días unos profetas descendieron de Jerusalén a Antioquía. Y levantándose uno de ellos, llamado Agabo, daba a entender por el Espíritu, que vendría una gran hambre en toda la tierra habitada; la cual sucedió en tiempo de Claudio. amén.
 
b - Los profetas Judas y Silas consolaron y confirmaron la iglesia de Antioquía. Hechos 15:32. Y Judas y Silas, como ellos también eran profetas, consolaron y confirmaron a los hermanos con abundancia de palabras. amén.
 
c - Juan recibió la revelación profética del libro de Apocalipsis. Aunque no es llamado por el título profeta, vemos una similitud de partes del libro de Apocalipsis, con algunos de los libros de los profetas del antiguo testamento. También vemos que es llamado a profetizar. Apocalipsis 10:11. Y él me dijo: Es necesario que profetices otra vez sobre muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes. amén.
 
d - Todas las personas que profetizan no son necesariamente profetas. Simplemente porque alguno profetiza, no significa que es profeta, o que llegará a ser un profeta. El ministerio del profeta es sólo para las personas que Dios llama a este ministerio. Podemos ver esta distinción en Hechos 21:8 al 11. Pablo está en la casa de Felipe el evangelista, quien tenía cuatro hijas que profetizaban. Sin embargo, Dios escogió mandar a un profeta, para entregarle un mensaje a Pablo.

Hechos 21:10 y 11. Y permaneciendo nosotros allí algunos días, descendió de Judea un profeta llamado Agabo, quien viniendo a vernos, tomó el cinto de Pablo, y atándose los pies y las manos, dijo: Esto dice el Espíritu Santo.
 
______________________________________________
tercera parte: CONCLUSIÓN.
 
Podemos ver que a través de la Biblia existe el ministerio profético en varios grados de profundidad y función. Cualquier cristiano que desea profetizar desea una buena cosa: 1º Corintios 14:1. Sin embargo, es importante distinguir entre los cuatro niveles de profecía, y no cometer la equivocación de poner toda profecía en un mismo nivel. De esta forma, evitaremos los abusos de profecía que han llevado a muchos a la perdición, y edificaremos el Cuerpo de Cristo para la gloria de Cristo Jesús.
 
Amén.
 

LOS CUATRO NIVELES DE PROFECÍA
(Fuente: Apóstoles y Profetas de Jesucristo - http://www.facebook.com/group.php?gid=292745308572#!/topic.php?uid=292745308572&topic=14445)


Gabriel Gonzalez Arias
Muy buen Estudio!!! Gracias Hermano por compartirlo.


ESPERANZA TORRES
LA VERDAD ES UN ESTUDIO MUY CLARO Y COMPLETO. ACLARE DUDAS QUE TENIA DE HACE TIEMPO.


Doustyn Villegas
Gracias a Dios di con esta pagina y este estudio esto justamente era lo que buscaba y me fue de gran ayuda muchas gracias y bendiciones...


mabel painemil
Buenisimo el estudio, Gracias Dios por la SIERVA que has puesto , bendiciones!!!