Profecías y Profetas - ver lista de estudios
Grupo de Estudios Bíblicos Ministrando Liberación y Guerra Espiritual
Undecimahora.org Ministerio de Evangelismo
SOY JUDÍO POR LA SANGRE DE JESÚS (REFLEXIÓN)
Profecías y Profetas - Estudio Nº 14

SOY JUDÍO POR LA SANGRE DE JESÚS (REFLEXIÓN)

parte 1: PRINCIPIO DE DOLORES, PERO NO ES EL FIN.
 
No se podrá hacer nada; sólo se puede recoger con pala y recogedor, lo que quede de desechos humanos. ¿? Ante el mundo, sólo podrá guardarse del mundo sin mancha. Discernimiento para los pastores que no paran de anunciar si es el fin. Pero yo, hasta que no vea Israel rodeada, no lo veo. Principio de dolores, pero no es el fin.
 
Israel con alguna bomba, pero NO, estoy tranquilo no me pone en alerta de nada. Como dijo aquél del Japón: es Apocalíptico. NO. Satán hace ver que ya es el momento, pero NO. Es un teatro para que Estados Unidos deje de apoyar a Israel.
 
Dijo Dios, la Palabra cubrirá el mundo; No, aun NO. No me rijo por España, ni por Europa, me guío por Jerusalén y está bastante en Paz. Israel es punto de mira del mundo, aquí hay mundial alteración de imponer temor al Mundo Cristiano.
 
Todo son estrategias; aquí ponen unas cargas terribles los pastores. Los judíos de Israel, seguro que están tan tranquilos compartiendo todo los unos con los otros, sin cargas. Aquí constante angustia; no son libres, no les dicen que estén libres, alegres. Tanto ahogo en el estómago; sólo falta un látigo ya a veces. Se deben reunir, cantando y adorando, y pidiendo por los demás cristianos del mundo.
 
 
parte 2: GENTILES CON SANGRE ISRAELÍ.
 
Yo lo siento así, me uno al corazón de Israel; Jesús nos da confianza, tranquilidad, etc. Soy judío, me siento judío, israelita, mi espíritu está allí; no soy catalán, por eso no me aferro a ningún pastor, no me veo ni español; Jesús me lleva en el Espíritu allá y me muestra cómo viven, ayunan, etc.
 
El Esposo está conmigo, no necesito mucho ayunar un día fijo; ahora bien, ÉL me mantiene en un estado de medio ayuno continuo, permanente las 24 horas; porque hay obras que requieren un ayuno, pero otros necesitan un ayuno riguroso; depende. ÉL está conmigo y directo ante una urgencia; ÉL me mantiene a cada momento para poder asistir pero sin fijarme día; comiendo además siempre poquito.
 
Allí tienen, más bien en las casas las reuniones; sin agobios, teniendo al Maestro; lo tienen claro, tendréis al Consolador. Hay libertad como auténtico israelita. Así que, algunos cristianos son como los gentiles; no siento el Espíritu de Jesús, el espíritu convertido aun estándolo, son como los gentiles.
 
Me siento ciudadano de Israel; acompañado del Esposo conmigo, voy confiado. Siento que el Espíritu no lo llevan, sólo piensan que han de convertirse. No, no se sienten israelitas; por eso no veo que se sientan libres. Esto me indigna bastante.
 
Amo mi patria que es Jerusalén. Mi patria venidera. Esto no lo llevan en la sangre, no tienen este sentir, judíos por la Sangre de Jesús en la Cruz. ¿¡Para qué tantos pastores insistiendo, si no se sienten israelitas!? Amo; fanático; celo de la Casa de Israel. No tienen esa falera. Sólo "cuidado de no pecar"; pero se olvidan, no se acuerdan de lo que son. Los veo muy lejos de ser de la Sangre de Jesús. Se han olvidado de la base, de este fuego de celo. Por eso aquí no triunfa nada, todo superfluo. No hay pasión por ÉL, no siento eso.
 
Al ver la bandera pienso: Oh Señor, aquí está mi Padre; qué amor, qué sentimiento; están lejos, sólo están engañados, pero "NO"; NO está aquí este espíritu. Despistados, entretenidos; así los tienen y se olvidan de lo más importante. Me hierven las venas, que emoción tan grande; eso siento yo.
 
Esto es lo que tenían que promulgar: ¿No sentís orgullo de ser Sangre judía? No lo sienten en el fondo de sus corazones. Por eso humanamente, me siento solo y también sobrenaturalmente; por eso sólo hago que dar ánimos y recordarles, quienes son; pero al rato ya no se acuerdan. Y empiezan los pastores, "humillaros, humillaros". Está bien, pero hay muchos puntos, porque si verdaderamente sintieran como yo, estarían todo el día humillados. Si reconocieran así la Sangre israelita, otro gallo cantaría. Pero los tienen embrujados, hechizados, atontados; no se acuerdan quienes son.
 
Qué amor tan grande "Oh Israel", que los quise juntar bajo mis alas, y fueron rebeldes; engañados y dispersados. Este pueblo mío dirigido por hombres, que les hicieron tragar de todo, y se dejan lo más importante; que ya no se acuerdan.
 
Puede que tengamos más o menos FE; pero sabiendo quienes somos, podemos estar tranquilos. Saben cantar, alabar, orar al Señor; pero se olvidan de seguir a su primer AMOR, con aquel hervor de antes; espíritus de envanecimiento, de poca cosa, problemas, laborables, de todo tipo; y qué vamos a hacer, Jesús dice: ¿Y dónde está este hervor? Les hice libres; que me sirvan sintiéndose judíos de verdad; ¿Dónde está eso? Pues nada; seguiremos haciéndoles recordar de quién se evadieron, y quién los rescató; y una vez más cual es su patria, y a quién se deben como libres y no esclavos.
 
 
parte 3: SENTIR LA LIBERTAD QUE NOS DIO JESÚS.
 
Imposiciones, obligaciones, mandatos, órdenes, ¿para qué? Si no se sienten israelitas, pueden pasar 4000 años más y todo igual. El día que Dios crucificó aquel hombre malo, me sentí de Israel; esa es la diferencia entre yo y miles de España. Doy gracias a los judíos, que crucificaron a Jesús; y por ellos me vino la salvación. Benditos sean. Me postraría por nuestros hermanos judíos, pidiendo para ellos el Perdón.
 
Siento esta casa humilde, perfumada, puertas de madera, cocina de madera, suelo blanco, paredes blancas; tengo la sensación que estoy en Jerusalén, compartiendo la mesa de comedor con otro matrimonio y sus hijos; el aire de Paz que se respira de libertad; sin miedos, ni dolores, ni prisas, ni necesidades. Me siento que estoy ya en mi casa, rodeado de mi pueblo; impregnado con el aroma de la presencia de Jesús, que está aquí, lo puedo palpar; qué sensación tan divina y placentera y Jesús nos mira con una sonrisa. Está contento: "Mira como disfrutan la libertad que les di con el derramamiento de mi Sangre". Sólo por esto valió la pena; qué maravilloso es sentirse libre, es una sensación que no se puede explicar con los ojos cerrados; qué hermosura y qué pena tan grande, que no se sientan y tengan la convicción de ser de Jerusalén, de Cristo Bendito.
 
Tendremos batallas, persecución, necesidades, tribulación, aflicción; pero sabes una cosa, siento un gozo de felicidad y de paz a pesar de ello; saber que mi Padre es Dios, Creador de toda la Creación; que me ayuda en todas las adversidades; ojalá todos sintieran eso. Si supieran vivir en humildad, con lo que tienen; no con lo que no tienen, y no quejándose tanto por lo que no tienen, qué felices serían; qué maravilloso sería "PADRE MIO", "DIOS MIO".
 
 
parte 4: PROSIGO LA META HASTA EL FINAL.
 
Esta es mi relación íntima con Jesús; lo siento en mi corazón, y así lo recibo, así hablo; este es mi ayuno y esta comunión íntima con ÉL; es nuestro ejercicio; porque este Fuego, que Él derramó en mi alma, este impacto, me hace estar cada día más enamorado de ÉL. No tengo otra cosa en mi mente; no hay otra cosa en mi alma; me ha hecho israelita por la Sangre de Cristo, y hoy puedo volar. Muchos han querido cortármelo, pero le pido que los perdone porque aun siendo lo que son, en estos momentos le digo: "Padre Santo, perdónalos porque no saben lo que dicen, ni lo que hacen"; (como dijo Jesús).
 
Qué hermosa es la heredad que nos espera. Sólo tengo ese deseo; dame fuerzas Señor y valentía para alcanza la cima; a lo sumo 300 metros; a mi pueblo que son tus hijos redimidos; abrazarme y llorar con ellos. Cantar, bailar. Qué ganas tengo de estar allí; pero sé que en este país España, se está haciendo todavía el arroz; está todo por hacer. Por eso sé que aun tendremos que estar aquí; para que se acuerden y sepan que son judíos libres, israelitas, y para que sirvan y adoren al REY DE REYES, AL SEÑOR DE SEÑORES, DIOS DE TODO PODER, REY DE ISRAEL.
 
Amén.