Profecías y Profetas - ver lista de estudios
Grupo de Estudios Bíblicos Ministrando Liberación y Guerra Espiritual
Undecimahora.org Ministerio de Evangelismo
Y TODO POR PREDICAR  LA PALABRA  DE AMOR  DE CRISTO (TESTIMONIO Y REFLEXIÓN)
Profecías y Profetas - Estudio Nº 23

Y TODO POR PREDICAR LA PALABRA DE AMOR DE CRISTO (TESTIMONIO Y REFLEXIÓN)

2 Corintios 4

“4:7 Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros,
4:8 que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados;
4:9 perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos;
4:10 llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos.”


El estar a los pies de Cristo y reconociendo quien me sacó del corredor de la muerte, siempre me hace vivir en un estado de humildad y de amor hacia su persona que es el Espíritu Santo.

Créeme de veras que tanto mi esposa como yo, estamos animados y deseosos de seguir trabajando para EL Señor y para vosotros. Esto dice la Biblia: servíos por amor los unos a los otros, y en especial a la familia de la FE, como así lo hacéis…

Sé perfectamente que tendremos batallas por todos los comentarios y escritos que hagamos. Ya no me importan ni asustan. Yo ya pase durante los 12 primeros años solito, y tuve de todo y aun mucho temor.

Cuando estuve los 6 años viviendo en el huerto, en un chavalo, vinieron por la noche a por mí y me tiraron dos bombas de esas que son caseras llamadas "bombas molotov", pero se equivocaron de lugar de la caseta mía. Otra vez con una pistola, me apuntaron para matarme, claro, y todo por predicar LA PALABRA de AMOR de CRISTO a la gente del mundo. Y de muchas más que siempre mi Padre Celestial me sacaba y guardaba de todas.

Como le sucedió a Pablo, a mí por un igual. Me perseguían, me echaban, pasé miedo de todos, peligros de mi familia carnal, peligro de la familia de la Iglesia, noches sin dormir y con una vela encendida, y que no me viesen. Cada noche hablando y hablando con mi Padre y Jesucristo, la relación era continua con ÉL. Sólo ÉL me conocía y me reconocía. No tuve otra relación en espíritu  más que con ÉL, pues estuve apartado de todo para vivir y depender solamente de ÉL, de mi Jesús.

Fue duro, difícil, penoso, peligroso, pero... tan grande y tan maravilloso que jamás podré olvidar esas experiencias personales con Cristo, hasta el fin de mi vida, "FANTÁSTICO". Estas son mis credenciales, no tengo otras… y mis títulos: "la Cruz de Jesucristo" y mis vivencias personales con Él.

¿Porque te digo todo esto? Quizás porque me ha tocado vivir este siglo tan lleno de aparatos, tan sofisticados y tan llenos de tecnología en los medios de información y de tantos cables de satélites y ordenadores, todo un mundo de Informática, tan avanzado en todos los campos, que la verdad… me asusta, y yo soy tirado a la antigua, sabes. A Jesucristo no le hace falta tantos ordenadores y tantos cables, quizás le hace falta a la humanidad, supongo que sí, y Dios claro también se aprovecha de ello, pero no soy amigo de todo esto.

Para mí el único satélite y cable que tengo en este mundo es el teléfono del Espíritu Santo, directo al Trono de la Gracia de Jesucristo y el corazón. Pues a ÉL no le hacía falta tantos satélites y ordenadores para predicar. Además dice la Biblia que “el mundo entero está bajo el maligno", o sea que todo está manipulado por el “baboso” (Satanás), eso sí, pero supervisado por Jesucristo.

Claro, me dirás, “sí, pero los tiempos son otros”. Estoy de acuerdo, y yo te diré y responderé: Pero es que Jesucristo es el mismo AYER, HOY, MAÑANA, Y POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS. Él no varía. Somos nosotros, y a veces sin darnos cuenta entramos en las mismas corrientes de agua que llevan en el mundo y hay que saber salir de ellas y seguir al Señor tal y como es.

Como te he dicho, Cristo también utiliza estos medios que el hombre ha ido inventando y descubriendo. Pero que para es mí como si no existiesen. Quiero con esto decir, que todo lo que haga el hombre en este mundo, no me deslumbra en absoluto.