Profecías y Profetas - ver lista de estudios
Grupo de Estudios Bíblicos Ministrando Liberación y Guerra Espiritual
Undecimahora.org Ministerio de Evangelismo
HAGAMOS TODO CON HUMILDAD (UNA CARTA A LA IGLESIA DE JESUCRISTO)
Profecías y Profetas - Estudio Nº 30

HAGAMOS TODO CON HUMILDAD (UNA CARTA A LA IGLESIA DE JESUCRISTO)

Filipenses 2

2:1 Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo,
si algún consuelo de amor, si alguna comunión del Espíritu,
si algún afecto entrañable, si alguna misericordia,


2:2 completad mi gozo, sintiendo lo mismo,
teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa.

2:3 Nada hagáis por contienda o por vanagloria;
antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás
como superiores a él mismo;

2:4 no mirando cada uno por lo suyo propio,
sino cada cual también por lo de los otros.

2:5 Haya, pues, en vosotros este sentir
que hubo también en Cristo Jesús,

2:6 el cual, siendo en forma de Dios,
no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,

2:7 sino que se despojó a sí mismo,
tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;

2:8 y estando en la condición de hombre,
se humilló a sí mismo, haciéndose obediente
hasta la muerte, y muerte de cruz.

2:9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo,
y le dio un nombre que es sobre todo nombre,

2:10 para que en el nombre de Jesús
se doble toda rodilla de los que están en los cielos,
y en la tierra, y debajo de la tierra;

2:11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor,
para gloria de Dios Padre.

Amén.

 

Soy Toni y mi esposa Rosa. Me alegra saber, desde aqui España-Cataluña, que hayas recibido nuestro mensaje. Hoy por hoy nos reunimos en nuestros hogares, exhortándonos y animándonos unos a otros, siguiendo los pasos de Dios, cumpliendo su Palabra, orando y clamando a Dios por el Renuevo de su Iglesia en todo el mundo.

Jesucristo nuestro Rey y Salvador, no está buscando ni cristianos, ni evangélicos, ni profetas, ni apóstoles, ni pastores, ni ministros, ni evangelistas... Jesús está buscando hombres y mujeres que con Su Sangre en la Cruz, perdonó, sanó y los liberó.

Jesús está buscando Su Divina Naturaleza, que es Su Espíritu Santo que Él derramó y puso en cada corazón, mente y alma, que Él escogió y redimió.

Jesucristo está buscando rodillas que se doblen delante de Su Presencia, en toda humildad, verdad y sinceridad de corazón.

Jesucristo está dando tiempo a todo hombre y mujer redimida, a este mundo, a que dejen de ser de una vez para siempre, de tener complejos humanos y toda clase de raíces de amargura, que son costumbres, tradiciones, comportamientos, pensamientos y toda clase de sentir humano, que tienen que dejar y morir.

Mientras exista esto en las iglesias del mundo y siga la ceguera espiritual, Dios no quitará el velo porque ciertamente, y en estos tiempos finales, la verdadera iglesia de Cristo, los que hemos pasado de muerte a vida, muchos se están quedando atrás y se están muriendo.

Mientras todo el Cuerpo de Cristo siga en un estado lamentable de vivir con conceptos humanos, Jesús de Nazaret, El Mesías, El Cordero de Dios, no vendrá a la Tierra, y esto es precisamente el arma que usa Satanás en todas las iglesias del mundo para atrasar la venida de nuestro Señor Jesucristo.

Por esta causa, te envío este escrito con lágrimas en mis ojos, deseando con toda mi alma que nuestro Dios Todopoderoso levante y junte de todo el mundo los verdaderos corazones redimidos, en toda verdad, humnildad, sinceridad y amor de Cristo.

Esta es mi ofrenda, este es mi diezmo, este es mi amor, la pasión de haber conocido y recibido a un Dios y Padre tan grande, tan bueno y tan lleno de misericordias.

Nosotros desde aquí os animamos a que todo el país de Colombia y Sudamérica y en general, a todos los países del mundo, a llevar a las almas a los pies de Cristo, en toda humildad y reverencia, reconociéndolo en todo y por todo.

Estos son y eran siempre, los genuínos hombres y mujeres santificados y apartados para la Gloria Suya en Cristo Jesús, del Reino de los Cielos.

Así que desde aquí os exhorto a que os revistáis con las vestiduras de toda humildad de nuestro Padre Celestial, porque esta es nuestra fortaleza y nuestro poder: nuestra debilidad.

Y esta debilidad es nuestra Fe, que por Fe somos más que vencedores por medio de Aquel que nos amó y nos seguirá amando y nunca jamás nos dejará, hasta el fin del mundo.

Un abrazo y un saludo muy fuerte de Toni y Rosa, para que la paz y la Palabra de nuestro Señor Jesucristo y su Fe, sigan abundando más y más en vuestros corazones, con todo fuego del Altísimo, para que no se apague precisamente, el fuego del Espíritu Santo. Amén.